Trabajar desde casa y ganar dinero por Internet suponen una serie de condicionantes que deben ser considerados por la persona que se dedique a esta actividad.

Y es que trabajar desde casa tiene sus respectivas ventajas y desventajas, las cuales deben ser analizadas para definir si merece la pena o no adentrarse en este tipo de actividades.

Hay cifras que demuestras el ascenso del trabajo freelancer. De acuerdo a las tendencias, se estima que el 40% de los estadounidenses para el año 2020 trabajarán desde casa en sus propias propuestas de negocio. Se trata de un país con muchas particularidades, pero que ya está marcando un rumbo al resto de naciones.

Ahora bien, entre los beneficios de trabajar en casa están:
• Flexibilidad horaria. Seremos nosotros mismos los que determinemos en qué momentos del día trabajaremos.
• Autonomía. Tomaremos cada decisión. No habrá un jefe tras nosotros indicando qué hacer o no.
• Ayuda a conciliar vida laboral y la personal.
• Supone un gran ahorro. No será necesario que te desplaces a una oficina para comenzar a trabajar. En este caso, es tu propia casa el lugar de trabajo.

Claro está que la ventaja esencial de trabajar desde casa es la libertad. Ahora bien, también hay desventajas si nos decantamos por esta modalidad laboral:
• Aislamiento. Generalmente los freelancers desarrollan sus actividades en solitario. En una oficina hay espacios de socialización con los compañeros de trabajo. En casa no existen este tipo de espacios.
• Distracciones. Al estar en casa se es más propenso a estar en una exposición constante a distracciones que puedan hacer menos productivo el día.
• Sobrecarga laboral. En ocasiones la libertad de trabajar en casa puede desembocar en que la persona se exceda abarcando más de lo que puede.
• Falta de motivación. Para algunos el que no exista una organización jerárquica en la cual ascender puede ser un grave inconveniente.