Una marca de chocolate no hallaba el concepto donde  situar su producto: impulso, tentación, disfrute, placer, pasión, felicidad…. Todos les parecían adecuados, pero quería conocer con cual se identificaban más sus consumidores y cuál sería el mensaje más apropiado para atraer a sus potenciales clientes.

Una consultoría analizó los datos procedentes de redes sociales, blogs, foros, etc y vieron que los consumidores identificaban los dulces con placer y el salado con tentación.

A partir de ahí la marca cambió su comunicación hacia ese concepto y en el pack del producto hizo referencia a mensajes y fotografías vinculadas con el placer.

Está claro que la información que ofrecen los clientes también sirve para posicionar con más éxito nuestros productos en el mercado.

Gracias por compartir esta información en redes sociales.