Es clave medir la satisfacción del cliente a la hora de anticipar su grado de fidelidad. Actualmente existen herramientas para conocer la información que andamos buscando.

Si quieres saber que piensan tus clientes  inclusive lo que no te manifiestan de forma explícita, comienza por hacerles la pregunta adecuada.

 Hay una métrica llamada NPS ( Net Promoter Score)  que mide la satisfacción con la siguiente propuesta: ¿Recomendarías nuestro producto a otro amigo?

Se trata de detectar lo que piensan y sienten tus clientes, que dicen y que hacen realmente, que les frustra y que les motiva.  Al medirlo,  no te limites  a sacar un índice general sino que clasifica a los clientes por segmentos.  Busca también los extremos, cuantos tienes por encima o por debajo de la media y estudia a continuación su resultado.

Gracias por compartir la información en redes sociales.