Si quieres que cuando alguien visite tu web, los usuarios  acaben completando una determinada acción, como rellenar un formulario, formalizar una comprar o  una  suscripción, deberás “reconducirlos” hacia el objetivo que te hayas propuesto.

De esto trata la Persuabilidad, término que se compone de dos palabras “persuasión y usabilidad”

  • La “persuasión”  se entiende como  la forma que una persona es guiada para que adopte una idea, actitud o acción a través de argumentos racionales teniendo en cuenta también factores emocionales.
  • La “usabilidad” no solo será lo que facilite  el acceso al contenido, también interiorizará todos los deseos y necesidades del internauta; el momento en que se encuentra; la propuesta de valor de la web y la mejor estrategia de marketing que se debe usar.

La persuabilidad atiende a  los diferentes tipos de usuarios, motivación de compra, referencias y fuentes de información de los que se nutren: webs, tiendas, blogs, redes sociales, emails.

No solo es imprescindible para proyectos comerciales, también para las Administraciones Públicas que operan a través de la red y cualquier site con vocación de servicio.

La relevancia de nuestra web, credibilidad y reputación, están determinadas por la información que sobre nosotros corra por las redes sociales ya que nos enfrentamos cada vez más a consumidores con poder y conocimiento.

Recuerda que tratamos conseguir que el usuario ejecute la acción que hayamos determinado: descolgar el teléfono, realizar una compra o rellenar un formulario.

Mediante la persuabilidad conseguiremos hacer “clic” en el cerebro de nuestro cliente, para que finalmente tome una decisión a nuestro favor.

Gracias por compartirlo en tus redes sociales.