Puede pasar años y años con una gran labor para hacer crecer un negocio desde cero. O puede comprar una tienda online y, con algunos retoques, cuadruplicar la rentabilidad en tan sólo un par de años.

¿Cuál de las dos opciones le suena mejor?

Parece que la respuesta quedó muy clara, incluso si está pensando en iniciarse en el mundo del comercio electrónico, la compra de una tienda ya armada y funcionando es todavía una opción potencialmente viable.

HomeHealthTesting.com – Caso de Estudio

“Este es mi tema favorito en la vida”, dice Jaunzemis, actual dueña de HomeHealthTesting.com, adquirido hace cuatro años. En el momento de la compra, era un sitio de siete años de antigüedad dirigido por el fundador. Tuvo un buen crecimiento en los tres primeros años y luego en su quinto año, como suele ser el caso, se estabilizó. El negocio no estaba perdiendo dinero, pero se mantuvo estancado.

Había dos puntos clave que Jaunzemis miró antes de tomar la decisión de compra: la tecnología y los productos con gran potencial de crecimiento.

Al centrar la atención en estos dos puntos clave, HomeHealthTesting.com ha sido capaz de cuadruplicar el beneficio neto desde que Jaunzemis se hizo cargo.

Elegir el negocio correcto para comprar

El primer paso es buscar mercados altamente fragmentados en los que no haya un gran líder, pero si un montón de pequeños jugadores.

Los márgenes brutos también entran en juego aquí cuando se está buscando un negocio de comercio electrónico a la venta. “No voy a hacer nada con algo que no posea un margen bruto del 30%. Eso elimina automáticamente un montón de empresas de comercio electrónico que se encuentran a la venta” comenta Jaunzemis.

A continuación hay que encontrar un nicho de identificación donde realmente se pueda llegar a conocer quién es el cliente ideal. Jaunzemis evita mercados que posean una gran masa de clientes.

Atributos que debe saber un comprador

  • Los bajos márgenes de ganancia son un factor decisivo. Jaunzemis advierte que no considere un negocio donde los márgenes sean mínimos. Un negocio que se basa en grandes volúmenes de venta a baja rentabilidad lleva mucho tiempo y esfuerzo para mejorar.
  • Infórmate si la empresa ha estado involucrada en cuestiones jurídicas previas, eso podría ser una razón más para hacerte reflexionar. Incluso si fue una demanda de hace ya muchos años, por lo general no vale la pena ganarse otro dolor de cabeza.
  • ¿Otras cosas a tener en cuenta? Mantener los procedimientos operativos estándares de una manera organizada y asegúrate de que su flujo de trabajo sea tan sencillo como los otros cambios que ha comenzado a poner en práctica.